Cómo preparar unas enchiladas rojas suizas

Las enchiladas rojas suizas se tratan de un exquisito platillo mexicano que puedes degustar en compañía de tus seres queridos. Demuéstrales tu amor y ¡consiéntelos con esta fácil y suculenta receta! La cual es preferible servir durante el almuerzo ya que se trata de un plato fuerte.

Si deseas que tu receta posea un sabor intenso, lo más apropiado es usar ingredientes frescos, jugosos y de óptima calidad. ¡Así que alístate y sal de compras por los siguientes ingredientes!

Ingredientes para 6 personas:

  • 1 kilo de pechuga de pollo.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 cebollas grande.
  • 4 tomates maduros grandes.
  • 3 chiles serranos.
  • 250 gramos de crema de leche.
  • 5 hojitas de albahacas frescas.
  • 3 tazas de queso manchego.
  • 1 taza de aceite de maíz.
  • 1 cucharadita de azúcar.
  • Sal al gusto.
  • 20 tortillas de maíz.

Forma de preparación:

En principio, debes tomar tus cebollas y picarlas en tiritas muy delgadas, luego machaca muy bien los dientitos de ajo, y reserva. En un sartén amplio y un poco alto, coloca un poquito de aceite hasta que esté bien caliente, para luego freír tus ingredientes anteriores.

Cuando ya la mezcla de cebolla y ajo hayan tomado una tonalidad transparente, agrégala con cuidado de no quemarte a la licuadora. Y agrega los tomates troceados, además del chile serrano. Licua hasta que todo esté perfectamente integrado y reserva.

Seguidamente, vas a tomar tu kilo de pechuga de pollo, y lo vas a cortar en cuadritos pequeños. Hay quienes lo prefieren desmenuzado; no obstante, si lo dejas en trocitos el sabor será más delicioso.

Sofríe tus cuadritos de pollo, en el mismo sartén en el que cocinaste las cebollas y el ajo. Una vez que tu pollo esté bien cocido, retira del fuego y deja reposar.

Ahora bien, en una cacerola vamos a colocar a fuego lento la salsa previamente licuada; cuando su color sea rojo intenso agregamos poco a poco los trozos de pollo, y las hojitas de albahaca para realzar todos los sabores. Llegado a este punto, es recomendable colocar una cucharadita de azúcar a tu preparación, con la finalidad de quitarle la acidez que genera el tomate.

Cuando todos los sabores se hayan mezclado con el pollo, puedes proceder a colocar poco a poco la crema de leche. Es necesario dejar que se espese a fuego lento. Cuando tu deliciosa salsa esté lista, retira del fuego, agrégale sal al gusto; remueve muy despacio con una paleta de madera por tres minutos, a fin de extraerle el calor y reserva.

En un sartén limpio, colocamos un poco de aceite de maíz y esperamos a que se caliente muy bien. Mientras tanto, tomamos nuestras tortillas y las rellenamos previamente del pollo ya cocido, escurriendo el exceso de salsa, la cual usaremos a futuro.

Una vez que tenemos las tortillas rellenas y ya estén enrolladas, procedemos a freírlas en el sartén hasta que estén crujientes y doradas. Es necesario hacerlo sin apuros, para evitar que la tortilla se rompa. Cuando estén listas, colócalas en un molde previamente enmantequillado y báñalas con la salsa restante; luego agrega todo el queso.

Procede a precalentar el horno por 10 minutos a 250 ºC, y antes de colocar tu platillo al horno, disminuye el calor a 200 ºC. Cocina al horno por 10 minutos para que el queso se gratine y la salsa se reduzca.

Una vez listas, retíralas del horno y deja reposar por al menos 10 minutos antes de servir para que se asienten los sabores.

¡A comer!

Como se trata de un delicioso plato mexicano, bastante completo, bien puedes acompañarlo con una bebida refrescante porque es picantoso; como una limonada frappe, y si quieres subir el tono de tu celebración, no dudes en acompañarlo con un poco de Tequila con limón y Sal.

Si deseas amenizar más el lugar, puedes colocar música ranchera, o los boleros tradicionales, dependiendo de los gustos de tu compañía. ¡Y procede a disfrutar de este sencillo y exquisito platillo!

Leave a Reply